Calais, un campo desbordado y asistido por Voluntari@s

El campo de refugiad@s de Calais se formó en 2002. En la actualidad, existen dos campos, Calais y Dunkerque. Son campos totalmente auto-gestionados, lo que significa que no tiene ningún apoyo gubernamental. La ayuda de cientos de voluntari@s mantiene la asistencia de emergencia desde el inicio, cuestión bastante relevante al tratarse de un campo de refugiad@s en Europa!!

Créditos: Assemblea Pro Refugiados de Cordoba

Créditos: Assemblea Pro Refugiados de Cordoba

El último censo realizado por asociaciones no gubernamentales que operan en Calais indican que el campo ha superado los 9000 refugiad@s, y otr@s miles en las cercanías, en el campo de Durkenque. Sin embargo, las estadísticas oficiales apuntan hacia unas 6901 personas. La situación es desesperante, puesto que en septiembre del año pasado había unos 1500 refugiad@s. En total se calcula que hay en torno a un 30% de menores.

IMG_4502Diferentes organizaciones que ofrecen asistencia en el campo comentan que la manipulación gubernamental en torno a la situación del campo de Calais es alarmante. Se han divulgado informaciones tendenciosas que pretende generar una opinión pública de calma. Hace unos meses parte del campo fue demolido y la gente desplazada al resto del campo, situación que agravó todavía más sus derechos fundamentales de asilo y protección. La opinión oficial de los gobiernos franceses y británicos en medios de comunicación apuntaba a una demolición progresiva y casi completa. Más mentiras!

Refugees Aid Barcelona estuvo ahí, ayudando durante una semana, enseñando idiomas a refugiad@s de Sudán y Afganistán, comiendo dentro del campo, vivimos y compartimos experiencias y nos sentimos completamente en paz, con su gente.

IMG_4509El campo de refugiad@s de Calais se encuentra sobre una gran zona lacustre (inundable!) donde viven personas que hicieron largos viajes con el único objetivo de sobrevivir -a la guerra, a la persecución política, étnica o religiosa, a el hambre, entre tantas otras situaciones que ningún líder europeo soportaría-. A pesar de esto, siguen renegándoles la seguridad que buscan y que (joder!) tanto merecen y tiene derecho.

Las cifras no paran de aumentar según una organización de voluntari@s “Caravan Welcome” (integrada en Calais Kitchen). Todos los días llegan una media de 35 personas nuevas a las cuales las asociaciones voluntarias (sin apoyo gubernamental alguno) entregan kits de supervivencia básica – alimentos, tiendas, sacos de dormir, ropa, suporte jurídico y emocional… Las principales son Calais Kitchens, que apoyamos directamente desde Refugees Aid Barcelona, Care4Calais y Calais Migrant Solidarity. Ésta última es totalmente independiente, tiene una tienda dentro del campamento y es la única que está abierta 24 horas al día.

Refugiad@s también ayudan en la asistencia, como traductores para el asesoramiento en asilo que dan a cualquier persona que lo solicite, como cociner@s, primeros auxilios, montaje de tiendas, etc.

Los conflictos internos y externos se suceden día a día. La organización inicial, segregada por países y etnias agravó los problemas de convivencia. Actualmente, diversos voluntari@s de larga estancia que ofrecen apoyo jurídico, comentan que se ha mejorado la organización, más mezclados entre etnias y países, para fomentar una convivencia intercultural.

IMG_4520Además, aparentemente hay constantes ataques policiales – aleatorios y sin motivo – dentro del campo, con balas de goma y gas pimienta. El objetivo de estos ataques es recrear escenarios de guerra  para que l@s migrantes no sientan que están mejor en Calais que en sus países y de esta manera evitar el efecto llamada y las esperanzas de asilo de miles de personas. El acoso gubernamental llega a límites vergonzosos, por ejemplo, recientemente, la policía francesa confiscó una furgoneta llena de juguetes infantiles para evitar que los niños lo pasen bien. Piensas que esto es obsceno? Perverso? Nosotr@s también…

El campo se encuentra totalmente aislado de Calais, entre una laguna, la playa y la autovía que conduce al paso fronterizo, totalmente vallada con concertinas. El control policial es constante en varios puntos estratégicos alrededor del campo, la autopista, las vías del tren. La policía va fuertemente armada con rifles de asalto.

Es una tierra de nadie, donde la gente se queda por tiempo indefinido porque es casi imposible salir hacia otros destinos diferentes al Reino Unido. La gente viene de sitios distintos – Afganistán, Sudan, Pakistán, Etiopia, Eritrea, entre otros. En el campo normalmente se juntan con los de su país que ya viven ahí. La coexistencia es pacifica, aun que haya habido conflictos puntuales entre afganos y sudaneses Sin embargo, después de la ultima lucha que hubo, ambas partes están tranquilas  y hoy persiste la tranquilidad, juegan fútbol juntos, frecuentan los mismos espacios y están en paz – básicamente porque han entendido que dentro del campo no hay razas ni credos – hay un conjunto de seres humanos que tuvieron el mismo infortunio de nacer en el sitio errado, en la época errada, y de creer en una Europa que, más que nunca, los ignora. Europa no protege, no se compromete!

Nota: este post está basado en informaciones no-oficiales obtenidas en el campo